Juego y movimiento: se conjugan en presente

El juego es un derecho de la infancia, y sobre todas las cosas, es el motor de una vida saludable y de crecimiento integral. Al sumarle movimiento, se potencian sus beneficios. El 28 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Juego.

mask
Aprendiendo a volar - Rubén Mario Antonin
Día Internacional del juego

“Juego, movimiento e infancia se suman y de alguna manera  se conjugan. Es decir, un niño es niño si puede jugar, y puede jugar si puede moverse. Esto ya abre un montón de oportunidades. No es juego quedarse quieto frente a una pantalla es un tipo de juego sedentario y limitado. Puede ser divertido, puede ser interesante, pero el juego necesita condiciones particulares de placer, aventura, descubrimiento y riesgo. Esto está conectado con el movimiento, que es una de las condiciones más problemáticas para los niños, que no pueden salir de casa sin adultos. Y con un adulto que me acompaña yo no puedo jugar, porque el juego necesita no sólo movimiento, sino también libertad. Es decir, necesita un movimiento libre y esto es una de las experiencias básicas de la infancia”, describe el pedagogo italiano Francesco Tonucci.  
Jugar es tan vital para los niños y niñas como comer o respirar. Además de felicidad y diversión, al hacerlo se desarrollan capacidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales. La calidad de vida de los niños y niñas, en su presente y futuro, depende en gran medida de las posibilidades de jugar. Y si al juego se le suma el movimiento, los beneficios crecen aún más. Juego y movimiento son grandes aliados para el desarrollo armónico de los más chicos. Por ejemplo, trepar montañas de tierra, saltar la soga, dar paseos en bicicleta, son experiencias únicas y pilares imbatibles para un crecimiento saludable.  
Se trata de una herramienta que contribuye a profundizar relaciones con otras personas; fomenta la comunicación y los talentos; estimula la imaginación y la creatividad, y potencia los modos de vincularse con el mundo y las emociones. También es educativa, porque aporta conocimientos.  
Con la actividad lúdica, de grandes serán personas con mayor salud física y mental.  Incluso, serán hacedores de una sociedad mejor, por las competencias colectivas y valores positivos que el juego promueve.

Cuestión de derechos

Se sabe que el juego es uno de los derechos fundamentales de la infancia. Lo establece la Convención Internacional de los Derechos del Niño, aprobada en 1989 y a la cual adhiere la gran mayoría de los países. Su artículo 31 dice que “los Estados partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativaspropias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”. Por eso, cada 28 de mayo se celebra el Día Internacional del Juego, para concientizar sobre sus características como actividad saludable y placentera.  
En general, la desigualdad de oportunidades en el pleno ejercicio de este derecho está sujeta a las diferencias socio-económicas de los niños y niñas. Aquellos que pertenecen a sectores sociales más vulnerables tienen menos posibilidades de acceder a ofertas culturales y recreativas.  En ese sentido, los Estados pueden encontrar en el juego y la vida activa un vehículo para la inclusión social, a través de políticas públicas que fomenten situaciones lúdicas y espacios públicos propicios para jugar, diseñados de acuerdo a las necesidades de la infancia.

A jugar se aprende

Los padres tienden a considerar al juego como algo poco útil y llenan la agenda de sus hijos con actividades extraescolares como el aprendizaje de idiomas, música o deportes. Sin embargo, jugar no tiene que ser una actividad que quede relegada como un momento para “perder el tiempo”, y mucho menos, prohibir el juego como castigo.  
A jugar se aprende, y los adultos tienen la responsabilidad de transmitir su cultura. También, es clave que sepan de qué modo acompañar estas oportunidades de diversión. Una de sus tareas es generar espacios y tiempos para que se dé el juego, pero permitiendo que los niños y niñas puedan hacerlo con libertad. El rol de los grandes es el de guiar, proponer o mediar en caso de desencuentros.  
El universo lúdico tiene una gran variedad y riqueza, que depende de los contextos socioculturales e históricos en los que se desarrolle. Por eso, lo más importante es habilitar tiempos y espacios desde chiquitos para “jugar por jugar”: Una oportunidad para explorar, descubrir, experimentar, probar, inventar, crear, negociar, palpar, en suma, los bordes del riesgo controlado, con la inocente desfachatez que habilita la sensación de estar participando de un acto "inútil", donde lo verosímil tiene prioridad sobre lo verídico.  Si las  oportunidades aparecen desde la primera infancia, entre juegos con murmullos, gestos, mordiscos, risas y besos, los chicos irán incorporando herramientas  para construir su propia confianza y carácter, explica el docente y especialista en juego, Víctor Pavía.

Tecnología  y Movimiento

Los estilos de vida activa también se construyen durante la niñez. El comportamiento activo o sedentario incorporado en los primeros años de vida tiene altas probabilidades de sostenerse como hábito en el futuro. Entonces, promover el movimiento se convierte en una misión fundamental en la infancia. Más aún en tiempos donde el uso de nuevas tecnologías avanza entre las actividades preferidas de niños y niñas, desplazando los juegos activos y aumentando las prácticas sedentarias.  
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo recomendable es que los niños, niñas y adolescentes realicen actividades físicas en forma de juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas o educación física, todos los días al menos unos 30 minutos.  
En Argentina, según datos del Boletín del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, titulado “Insuficiente actividad física en la infancia”, el 45,4% de la niñez y adolescencia urbana no alcanza los niveles recomendados de actividad física.  
Movimiento, por supuesto, no es sinónimo exclusivo de práctica deportiva. Por ejemplo, una forma de impulsar la actividad física es ir a la escuela en bicicleta o caminando, jugar en el patio, la vereda o la plaza.

Con el movimiento y la vida activa, como prácticas cotidianas, llegan con el tiempo múltiples beneficios para la salud:

  • Contribuye a mejorar el Índice de Masa Corporal y reduce los riesgos de enfermedades no transmisibles, como la obesidad;
  • Mantiene la tensión arterial en valores normales;
  • Alienta la autoestima y autoconfianza, y mejora las relaciones interpersonales;
  • Disminuye los trastornos relacionados con la imagen corporal, y controla la ansiedad y depresión;
  • Fortalece la tendencia saludable de los hábitos, como disminuir el consumo de tabaco, alcohol o drogas;
  • Induce a una mayor creatividad en los juegos.
  • Ayuda a controlar y prevenir enfermedades cardiovasculares, óseas, diabetes, y algunos tipos de cáncer -como el de mamas-.

En general, en las infancias argentinas existe un déficit de juego activo. Los datos arrojados por el Boletín del Barómetro en 2013 indican el 46,3% en niños entre 5 y 10 años, y el 54.1% en chicos de 11 a 13. Por otro lado, estima que aproximadamente el 52,8% de los chicos/as entre 5 y 17 años dedicó menos de 40 minutos diarios, en promedio, a jugar al aire libre: correr, trepar, andar en bicicleta y patines. En nuestro país, salir a jugar al espacio público está asociado a los amigos. Los niños y niñas que no frecuentan con pares suelen salir menos a jugar a plazas, por ejemplo. En este punto, la apropiación del espacio barrial y las amistades creadas allí son claves para jugar fuera de casa.

Escuelas en movimiento

El Grupo Arcor, en el marco de su Política de Sustentabilidad, implementa el Primer Programa Corporativo Regional llamado “Escuela en Movimiento”. Se lleva a cabo en Argentina y Chile, a través de Fundación Arcor, y en Brasil por medio del Instituto Arcor. Acompaña proyectos de escuelas primarias públicas que promuevan el juego, el movimiento y la vida activa.      


¿Dónde juegan los niños?
Jugar es posible en cualquier lado, al aire libre o en el interior de la casa.  
El informe de 2009 del Barómetro señala que el principal espacio donde juegan los niños menores a 5 años es el hogar, en el 99,3%.  
Las oportunidades de ejercer este derecho dependen de los espacios sociales y temporales que los chicos y chicas circulan. El principal espacio de socialización de las infancias es la escuela, donde pasan varias horas de su vida. Allí la recreación tiene lugar, sin embargo, surgen más posibilidades de juego espontáneo en los traslados hacia la institución educativa. En esos recorridos, interactúan con sus pares y desarrollan habilidades sociales y aptitudes físicas. Según el Boletín del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia Derecho al juego. Entre el tiempo escolar, los amigos y el espacio público, en la Argentina urbana, el 57% de los niños y niñas va de su casa a la escuela caminando, y un 3% en bicicleta.  
Por otro lado, los espacios públicos barriales, como plazas, parques, y campitos, son otra oportunidad para  el juego activo y el vínculo con amigos. En estos lugares, en general, surgen juegos colectivos, donde predominan actividades físicas, como la pelota o la mancha. El 42% de los niños/as entre 5 y 12 años juega al aire libre menos de 3 veces por semana.  

Juegos y juguetes
Hay juegos individuales y grupales, algunos son intelectuales y otros, requieren compromiso corporal y motriz. Por supuesto, las opciones varían de acuerdo al escenario elegido para hacerlo:

  • En casa: La escondida, búsqueda del tesoro, dígalo con mímica.
  • En la vereda: El elástico, el patrón de la vereda, rayuela, barquitos de papel.
  • En la plaza o parque: Juegos con pelota, Martín pescador, andar en bicicleta, remontar barriletes.
En el mundo de los juguetes, hay un amplio catálogo de posibilidades. Van desde los tradicionales, como las muñecas o las bolitas, a los que surgen de materiales de descarte, como maderas, cartones, botellas y telas. Están los aparatos fijos, hamacas, toboganes, trepadores, arenero; y los móviles, como triciclos, andadores, bicicletas.
Ante el avance de los juegos tecnológicos es importante mantener el equilibrio entre los espacios y tiempos para que los chicos puedan apropiarse de modos lúdicos saludables.


Contacto de prensa:
Fundación Arcor:
Vanina Triverio/ vtriverio@arcor.com
(0351) 4208619/(0351) 153410070
www.fundacionarcor.org
www.facebook.com/ArcorFundacion
www.youtube.com/arcorfundacion
www.linkedin.com/company/fundacion-arcor

 

Términos

Las publicaciones de Fundación Arcor se suministran de manera gratuita. En esta sección ud. podrá descargarlas en formato PDF.

Previo a efectuar la descarga deberá leer atentamente los TERMINOS Y CONDICIONES DE USO, y en caso de estar de acuerdo, aceptarlos para poder efectuar la descarga. Caso contrario, la misma no será posible.

Para pedir alguna publicación en formato impreso, siempre que haya ejemplares disponibles, es imprescindible enviar un e-mail a: funarcor@arcor.com, detallando el nombre completo de la publicación solicitada (máximo tres por solicitud). A vuelta de correo se confirmará su disponibilidad, las instrucciones para reclamarla y, si es fuera de Argentina, el valor del envío y la cuenta donde deberá consignarse.

Al acceder al sitio de Fundación Arcor, en adelante Fundación Arcor, en la dirección www.fundacionarcor.org, en adelante el Sitio, y/o a cualquiera de las páginas que a través del mismo puede conocer, Usted asume el compromiso de dar acabado cumplimiento a los términos y condiciones que se indicarán a continuación. Si no es su voluntad dar cumplimiento a los mismos solicitamos sírvase no acceder a este sitio.

Todos los contenidos del Sitio, incluyendo pero no limitándose a, textos, gráficos, logos, imágenes, iconos y archivos, hardware y software, así como las marcas Fundación Arcor, y www.fundacionarcor.org, son propiedad de Fundación Arcor (excepto que se especifique lo contrario) y están protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual.

Los contenidos podrán ser utilizados como una herramienta de comunicación y/o información; cualquier otro uso, incluyendo la reproducción, modificación, distribución o transmisión sin la expresa autorización de Fundación Arcor, está estrictamente prohibida.

Ponemos en su conocimiento que la información suministrada al ingresar a este Sitio es de exclusiva responsabilidad de las empresas, universidades, organismos, y/o terceros, que proveen la misma, siendo Fundación Arcor ajena a cualquier responsabilidad que sobre la misma pudiera corresponder.

La información se provee en el estado en que se encuentra. Fundación Arcor no es responsable por la veracidad y exactitud de la información que en este sitio se provea, ni por los cambios que sobre la misma pudieran acontecer, ni por las pérdidas o daños, sean directos, indirectos o emergentes, que pudieran surgir por la (i) falta de precisión o integridad de los datos, o demoras, interrupciones, errores u omisiones en la entrega de los datos o de cualquier otra información que Ud. reciba a través de este Sitio; o (ii) decisiones o medidas adoptadas por Ud. o por terceros sobre la base de los datos o información suministrada en el Sitio.

Los artículos que pueden conocerse a través de este Sitio son de propiedad exclusiva de sus respectivos autores. Cualquier redistribución, retransmisión o publicación de cualquier material se encuentra estrictamente prohibida sin el previo consentimiento del respectivo dueño o autor. En ningún caso el Sitio será responsable frente a los autores, por el uso que un visitante del Sitio pueda hacer de las obras en él incluidas en violación a ésta prohibición.

El acceso a otras páginas a través de este sitio no importará para Fundación Arcor obligación alguna respecto de la información que en estas otras páginas pudieran describirse, siendo esta responsabilidad única y excluyente de las empresas, organismos y/o terceros que la provean.

Las marcas y/o logos que se encuentren en este Sitio serán de única propiedad de las personas físicas y/o jurídicas que a su nombre las hubieran registrado.

Fundación Arcor no se responsabiliza por los errores u omisiones sobre la información brindada mediante el acceso a este Sitio, o a los demás sitios a los que a través del mismo se pudiera obtener.

Fundación Arcor no se responsabiliza por las demoras, interrupciones y defectos que pudieran existir en las transmisiones, así como tampoco de los virus o fallas del sistema o línea.

Con relación a la información, comunicación, material o mensajes que pudieran ser ofrecidos en este Sitio o la información que a través del mismo se pudiera obtener, Fundación Arcor se reserva el derecho de suprimir, cancelar y/o modificar de cualquier modo los datos o características de ellos no generando esto responsabilidad alguna para Fundación Arcor.

POLITICAS DE PRIVACIDAD

Declaración sobre la política de Fundación Arcor referente a privacidad de los datos incorporados al Sitio.

Declaración General

Debido a que Fundación Arcor recopila cierto tipo de información acerca de los usuarios del Sitio, creemos que usted debe entender plenamente nuestra política con respecto al uso de la información que recogemos. Esta declaración sobre política de privacidad revela qué información recogemos, cómo la usamos y cómo puede corregirse o cambiarse

1. ¿Cómo se reúne la información?

Fundación Arcor sólo reúne sus datos personales cuando Ud. los proporciona en forma directa y con su consentimiento expreso e informado. Los fines de Fundación Arcor al recoger información personal pueden ser para incluir servicios al Usuario, manejo de la red, encuestas, suscripciones, y otros intercambios de información en su Sitio.

Fundación Arcor no revelará ni compartirá esta información que puede identificar a las personas con ninguna otra empresa u organización sin el consentimiento informado del Usuario que proporciona dicha información (excepto cuando así lo requiera la ley o a solicitud del gobierno); tal consentimiento podría ser ofrecido al elegir la opción de recopilar información descrita en el punto 5, abajo. Los datos agregados permiten a Fundación Arcor analizar el tráfico del Sitio.

2. Qué hace Fundación Arcor con la información que recoge?

Fundación Arcor utiliza la información de contacto de los usuarios para enviar información sobre la Fundación Arcor. Los usuarios pueden optar por no recibir envíos en el futuro; véase el punto 5 abajo para elegir si desean recibir o no dicha información. Fundación Arcor puede usar la información personal para determinar los datos demográficos de sus usuarios y distribuir información estadística. Estos datos demográficos siempre representan información agregada y nunca identifican a un usuario específico. La información personal que usted le suministró a Fundación Arcor no será revelada a nadie fuera de Fundación Arcor. Fundación Arcor puede utilizar su dirección IP para ayudar a diagnosticar problemas con el servidor y administrar la página Web de Fundación Arcor.

3. Qué es una cookie?

Una cookie es un pequeño archivo de datos que algunos sitios Web escriben en su disco duro cuando usted los visita. Un archivo cookie puede contener tal información como la identificación del usuario que el sitio utiliza para rastrear las páginas que usted ha visitado. Pero la única información personal que un cookie puede contener es información que usted mismo suministra. Una cookie no puede leer datos de su disco duro ni leer los archivos cookie creados por otros sitios.

De de vez en cuando, el Sitio de Fundación Arcor utiliza cookies para rastrear los patrones de tráfico del usuario. Si usted ha ajustado su navegador para que le avise antes de aceptar cookies, recibirá el mensaje de advertencia con cada cookie. Usted puede rehusar aceptar cookies, desactivándolas en su navegador. Usted no necesita tener las cookies activadas para usar el Sitio de Fundación Arcor. Si usted rehusa aceptar cookies, existe la posibilidad de que usted no tenga acceso a ciertos aspectos del Sitio.

El Sitio de Fundación Arcor podría contener enlaces con otros sitios. Fundación Arcor advierte que al no ser titular de la información contenida en, u obtenida a través de, estos vínculos, no es responsable de la veracidad de los mismos ni de la política de privacidad de dichos sitios. Tenga en cuenta que las salas de conversación, foros, tableros de mensajes y/o grupos noticiosos de otros sitios, a los cuales se pudiera acceder a través del Sitio de Fundación Arcor, tampoco resultan servicios prestados por Fundación Arcor ni ésta tiene control sobre los contenidos o la información brindada por ellos.

Recuerde que cualquier información que se revele en estas áreas pasa a ser de dominio público y es usted quien debe tomar precauciones al decidir si desea revelar información personal.

4. Con quién se comparte la información?

El Sitio de Fundación Arcor no comparte información sobre usuarios individuales con ningún tercero u otras empresas. No obstante, tal como se mencionó anteriormente, el Sitio puede compartir información estadística agregada sobre su uso o los servicios de Fundación Arcor para adaptar mejor su contenido a las necesidades de los usuarios y clientes, de acuerdo a los datos demográficos recopilados.

5. Opciones del usuario de recibir o no recibir información

Si por cualquier motivo Fundación Arcor decide recoger y utilizar información que identifica a las personas para cualquier fin que no se haya enumerado anteriormente, Fundación Arcor informará a los usuarios sobre el uso de información que puede identificar a las personas individualmente No obstante cualquier otra provisión en esta declaración al contrario, Fundación Arcor tendrá el derecho de divulgar cierta información privada si es requerido por leyes generales o las autoridades regulatorias o legales, para proteger nuestros derechos y/o intereses. Fundación Arcor tiene la capacidad de recoger información sobre los usuarios relacionada con sus intereses. A fin de servirle mejor y ajustar la experiencia de Fundación Arcor a sus necesidades, Fundación Arcor le podrá ofrecer a usted la opción de recibir información de terceros sobre temas que sean de su interés. Según se mencionó anteriormente, Fundación Arcor puede usar la información de contacto del usuario para enviarle información al usuario sobre Fundación Arcor. Los usuarios pueden elegir no recibir envíos futuros, modificando esta opción donde se indique o mandando un mensaje por correo electrónico con su nombre a: [poner dirección de e-mail]

6. Opciones del usuario de modificar la información suministrada.

El Sitio de Fundación Arcor ofrece a los usuarios la capacidad de corregir o cambiar la información recogida durante la registración (véase el punto 5 arriba). Las instrucciones para hacerlo se pueden encontrar en el área de actualización de datos. Los usuarios pueden cambiar esta información en cualquier momento y tan a menudo como sea necesario.

7. Procedimientos de seguridad.

Cuando se trata de información que a criterio de Fundación Arcor haya que proteger, el Sitio opera con sistemas de protección estándar de la industria y de protección de contraseñas. El Sitio de Fundación Arcor utiliza el protocolo de seguridad [cuál?] para transferir datos del navegador al servidor. La información pública no se encuentra protegida.

8. Cambios en la política de Fundación Arcor referente a privacidad.

Si Fundación Arcor decide cambiar su política sobre privacidad para el Sitio www.fundacionarcor.org, anunciará aquí dichos cambios, de manera que usted siempre pueda saber qué información recoge, cómo podría usar dicha información y si la revelará a alguien.