"La familia puede incentivar la vida activa en los chicos"

Lo asegura este especialista brasileño que promueve una ciudadanía activa para superar el sedentarismo. Cree que los padres, la escuela y la sociedad son fundamentales para superar esta situación que desafía a la humanidad.

mask
Foto de Victor Matsudo
Victor Matsudo

Victor Keihan Rodrígues Matsudo cree en los ejemplos personales y el compromiso. Va a remarcar estos factores de cambio en varias respuestas de una entrevista realizada vía Skype desde su oficina en Sao Caetano, en el Estado de San Pablo, Brasil. Este médico, coordinador General del Programa Agita San Paulo (promueve la actividad física), de la Secretaria de Estado de la Salud y miembro del Consejo Internacional de Ciencias del Deporte y Educación Física, entre otras funciones, plantea que moverse es inherente a la vida y que el ser humano está yendo a contramano con su actual estilo de vida. La que sigue es la parte más sustantiva de una conversación con mucho movimiento.

¿Por qué es importante la actividad física para la infancia?
Por distintas razones, algunas de orden biológico. Un cuerpo que está en desarrollo requiere de estímulo físico para lograrlo. Nuestra especie tiene 4 millones de años en el planeta, y durante ese tiempo se movió bastante. Desafortunadamente, en el último siglo nos tornamos sedentarios y con eso vinieron una serie de enfermedades. El niño necesita estímulo físico para desarrollar su cerebro, su corazón, sus pulmones, y sobre todo, sus huesos. En especial las niñas, que hacen un reservorio óseo en la pubertad y cuando no hacen actividad física esta reserva ósea es menor y con ello están más predispuestas a patologías como la osteoporosis en la edad adulta. También sabemos que un niño activo puede convertirse en un adulto sedentario, pero un niño sedentario casi con seguridad va a ser un adulto sedentario. Es por eso que debemos intervenir en el tiempo de la escuela, porque un niño sedentario tiene 90% de chances de ser un adulto sedentario. Por ese motivo debemos facilitar que un niño tenga posibilidad de moverse, de hacer actividad física, deportiva o no, pero que se mueva, que se mueva, que se mueva. Hay que luchar por una ciudadanía activa. ¿Qué significa? Que la escuela, los papás, la comunidad, las autoridades debemos tener un rol fundamental para que tengamos ciudadanos activos en el futuro. Un ciudadano activo es un ciudadano que tiene más salud física, más salud social, más salud psicológica, más salud mental... Por el contrario, los niños que son más sedentarios presentan, en general, más enfermedades, faltan más a la escuela, disminuyen su performance académica, aumentan los conflictos con sus papás, y esos conflictos, además, pueden generar problemas de comportamiento. Mire, ¿cuándo se asegura que hay vida? Cuando la mamá siente la patada del bebé en la barriga, ahí dice: '-Está pateando, se está moviendo'. Bueno, hay vida, porque el movimiento es señal de vida. Y cuando se va el movimiento, es señal de que va a llegar la muerte. Hay una ubicación mucho más profunda del movimiento humano con la realidad y no solamente etiquetar o ubicar el movimiento humano a la dimensión de la educación física o la práctica deportiva, que son fenómenos interesantes, pero que no abarcan todo el contexto de la actividad física para nuestra ciudadanía.

¿Qué factores alimentan el sedentarismo en nuestras sociedades?
La tecnología conspira contra el comportamiento activo. Un auto, una computadora, un aparato de televisión deben ser utilizados para una mejor calidad de vida y no para la peor. Un auto fue hecho para que lleguemos más pronto a casa, así podemos interactuar con nuestra familias, ser más activos, y no para llegar y quedarnos sentados frente al aparato de TV. Tenemos un auto o una computadora para facilitar la vida, no al revés.

¿Hasta qué punto las pantallas inciden en el sedentarismo de niños, niñas y adolescentes?
Hasta dos horas al día de estar frente a la computadora no trae ningún problema de orden fisiológico o médico. Pero con más de dos horas empiezan los problemas. En Argentina y Brasil están más de cuatro horas al día y eso es una desgracia total. Debemos luchar para aclarar a los papás y a los educadores sobre los riesgos de este comportamiento sedentario. Hay también un problema de influencia de los papás. Un padre activo significa el triple de chances de que un niño sea activo; una madre activa significa el doble de chances de que el niño sea activo; y si papá y mamá fueran activos, el niño tiene 5 a 6 más posibilidades de ser activo. Los padres no pasamos a nuestros hijos simplemente el color del pelo o el de los ojos, pasamos más que eso, pasamos nuestro comportamiento y eso es fundamental que los papás se den cuenta. Tenemos que pensar en nuestros hijos, debemos ser su ejemplo.

¿Cómo compite el movimiento contra la tecnología y la carencia de espacios adecuados para desarrollar una vida activa?
En Brasil instrumentamos un programa que se llama Agita San Pablo. En este programa incentivamos a que la persona pueda establecer una agenda diaria de actividad física que no significa ir a un gimnasio o practicar deportes. Aquellos que lo hacen, fantástico, pero aquellos que no logran hacerlo por falta de oportunidad, dinero o acceso, puedan utilizar pequeños momentos, 10 minutos a la mañana, 15 a la tarde, 20 a la noche... Que puedan sumar tiempo de actividad física, puede tener una gran ventaja para la salud. Debemos tener en cuenta que una agenda de actividad física significa, por ejemplo, ir a la escuela caminando, hacer transporte activo. Algunos padres dicen que eso es difícil, pero porque no nos juntamos cinco papás, nos ponemos se pongan de acuerdo y cada uno lleva a los cinco hijos un día por semana. La obligación sólo es llevar una vez por semana a los niños a la escuela y la diferencia en la salud es enorme. Distintos trabajos indican que aquellos niños que van caminando a la escuela tienen mucho más chance de alcanzar la recomendación de actividad física diaria que son por lo menos 60 minutos. Al ir a la escuela caminando tienen el doble de chance de alcanzar esa recomendación. Otro ejemplo se puede dar en las escuelas, en los recreos. ¿Por qué no ofrecer música en los recreos para que los niños bailen? Tanto en Argentina como en Brasil nos gusta mucho bailar y a los niños les fascina bailar. Poquito acá, poquito allá se forma un ciudadano activo. Las investigaciones demuestran que las personas que van a un gimnasio y pasan el resto del día adelante de una computadora sentados, pierden el 50% de los beneficios que ganaron en el gimnasio. Los resultados indican que estar sentados es también un problema tremendo, porque aquellos que pasan la mayor parte del tiempo sentados tienen un 30% más de chances de morir que aquellos que no lo están. Por eso se sugiere que cada 30 minutos sentados, pasen 5 minutos parados; cada 60 minutos sentados, pasen 10 minutos parados...

¿Qué relevancia tiene la escuela en esta estrategia de desarrollar conductas de vida activa?
Es fundamental. Los padres son el primer factor, la escuela el segundo... Y la escuela tiene un valor importante porque los niños están mucho tiempo en la escuela, gran parte de la vida la pasan en la escuela. Tiene un rol fundamental no sólo por la disciplina de educación física, aunque en nuestros países la educación física se convirtió en un momento de sedentarismo. Distintos trabajos sitúan en 8 minutos reales el tiempo de actividad física cada 50 minutos de clase. Tenemos que cambiar la currícula de las escuelas en términos de educación física para que sea una alternativa más activa para los niños. Más que eso, tenemos que convertir la escuela en un sitio de actividad que fortalezca la cultura de la actividad física. El maestro de historia no debe enseñar sólo la historia de los países o civilizaciones, debe enseñar también la historia de los juegos olímpicos. Cada materia debe involucrarse, el maestro de matemática nos puede enseñar cómo medir el tiempo de actividad física que necesitamos. Tenemos que luchar para hacer de la escuela un centro de promoción de ciudadanía activa y para eso hay que sensibilizar a todos los maestros, no sólo a los de educación física. Aquí tenemos un día que llamamos Agita Galera dentro del Programa Agita San Pablo. Ese día trabajamos con 6.000 escuelas del Estado. No hay clases normales, tienen clases sobre la importancia del estilo de vida activo en la primera y segunda hora y después van al patio para agitar, para hacer actividad física... La gente que está ahí es el maestro de geografía, el de matemática, la directora de la escuela... Imagínate, está haciendo actividad física la directora, y eso tiene un impacto terrible sobre nuestro comportamiento, mucho más que cualquier otra cosa. Las mediciones comparando escuelas públicas dónde hay Agita Galera y las escuelas privadas del Estado, que no tienen esta actividad, demuestran que las escuelas públicas conocen más de las recomendaciones de una vida activa, que los alumnos de la escuela privada. Los alumnos de escuelas públicas son 37% más activos que los de escuelas privadas. Significa que saben más y hacen más actividad física que sus pares.

¿Qué otros factores inciden sobre la actividad física?
La sociedad tiene que tener un rol en promover la ciudadanía activa, generando espacios lúdicos. Necesitamos parques y áreas públicas para que el niño pueda hacer actividad física de forma segura, saludable. También que haya veredas anchas, antideslizantes, con buen drenaje, planas para facilitar la movilidad. Todo esto es fundamental. La comunidad tiene que luchar por áreas públicas saludables y de promoción de la actividad física. Entonces, la ciudadanía activa depende de los papás, de la escuela, y de la sociedad.

¿Cuál es la situación de la infancia en cuanto a actividad física en Brasil?
En esta área estamos mal. Medimos el nivel de exposición a pantallas, cantidad de sueño, nivel de actividad física y la dieta saludable o no saludable como causa de la obesidad. Es un trabajo publicado en la revista Pediatric Obesity, con la firma de Peter Katzmarzyk, que trabaja en el Pennington Research Center, y del que soy uno de los 11 coautores. En este estudio llegamos a distintos resultados. El niño brasilero pasa 8,3 horas sentado por día, y quien dice que para aprender uno necesita estar sentado, esto es cultural. Respecto del tiempo de pantalla, también es una desgracia, Brasil está en primer lugar. Quedamos delante de Estados Unidos, Inglaterra y Australia que son países desarrollados. El 46% de los niños brasileros de 9 a 11 años están excedidos de peso o son obesos. Dentro de poco, lo normal en Brasil será ser gordo. Encontramos que un 30% del riesgo de ser obeso depende del nivel de actividad física, es el factor más importante para explicar la epidemia de obesidad. El segundo es el tiempo de sueño, cuanto menos tiempo de sueño tiene un niño peor es su obesidad, porque pasa más tiempo frente a pantallas. La tercera causa es el tiempo de pantalla. La sorpresa es que ni la dieta saludable ni la dieta no saludable explicaron la obesidad.

¿Cómo se entrelazan juego y movimiento para generar una vida activa?
El movimiento es muy importante, pero más rudimentario. El objetivo con los niños es que ellos participen en juegos, porque son expuestos a situaciones importantes que van desde adaptarse a nuevas situaciones, a desarrollar su creatividad, integrarse socialmente y también aprender a vencer y perder. Los juegos son fundamentales y tiene que participar como niño, tenemos que permitir un juego lúdico, que lo hagan por placer, es fundamental, es lo que debe orientar este contacto del niño con el movimiento. Si no ven placer en hacerlo, este niño va a tener una historia fatídica de contacto con el movimiento y va a rechazar en el futuro cualquier posibilidad de ser parte en actividades con movimiento. Tenemos que lograr que el niño disfrute. La libertad es otro factor fundamental que tenemos que darle al niño. Cuando los padres permiten libertad al niño están abriéndole la puerta para ser activo. El papá que cercena la libertad del niño va a empezar a criar un niño sedentario en su casa.

Sobre Victor Matsudo.

Médico Especialista en Ortopedia-Traumatología y Medicina del Deporte, Profesor Libre Docente en Medicina de la Universidad Gama Filho, Coordinador General del Programa Agita São Paulo de la Secretaria de Estado de la Salud. Miembro del Consejo Internacional de Ciencias del Deporte y Educación Física – ICSSPE. Editor científico de la Revista Brasileira de Ciencia y Movimiento.

Información relacionada

¡Agendá esta fecha!
Reconocimiento al compromiso por la igualdad
Ideas para 'tunear" la bici

Términos

Las publicaciones de Fundación Arcor se suministran de manera gratuita. En esta sección ud. podrá descargarlas en formato PDF.

Previo a efectuar la descarga deberá leer atentamente los TERMINOS Y CONDICIONES DE USO, y en caso de estar de acuerdo, aceptarlos para poder efectuar la descarga. Caso contrario, la misma no será posible.

Para pedir alguna publicación en formato impreso, siempre que haya ejemplares disponibles, es imprescindible enviar un e-mail a: funarcor@arcor.com, detallando el nombre completo de la publicación solicitada (máximo tres por solicitud). A vuelta de correo se confirmará su disponibilidad, las instrucciones para reclamarla y, si es fuera de Argentina, el valor del envío y la cuenta donde deberá consignarse.

Al acceder al sitio de Fundación Arcor, en adelante Fundación Arcor, en la dirección www.fundacionarcor.org, en adelante el Sitio, y/o a cualquiera de las páginas que a través del mismo puede conocer, Usted asume el compromiso de dar acabado cumplimiento a los términos y condiciones que se indicarán a continuación. Si no es su voluntad dar cumplimiento a los mismos solicitamos sírvase no acceder a este sitio.

Todos los contenidos del Sitio, incluyendo pero no limitándose a, textos, gráficos, logos, imágenes, iconos y archivos, hardware y software, así como las marcas Fundación Arcor, y www.fundacionarcor.org, son propiedad de Fundación Arcor (excepto que se especifique lo contrario) y están protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual.

Los contenidos podrán ser utilizados como una herramienta de comunicación y/o información; cualquier otro uso, incluyendo la reproducción, modificación, distribución o transmisión sin la expresa autorización de Fundación Arcor, está estrictamente prohibida.

Ponemos en su conocimiento que la información suministrada al ingresar a este Sitio es de exclusiva responsabilidad de las empresas, universidades, organismos, y/o terceros, que proveen la misma, siendo Fundación Arcor ajena a cualquier responsabilidad que sobre la misma pudiera corresponder.

La información se provee en el estado en que se encuentra. Fundación Arcor no es responsable por la veracidad y exactitud de la información que en este sitio se provea, ni por los cambios que sobre la misma pudieran acontecer, ni por las pérdidas o daños, sean directos, indirectos o emergentes, que pudieran surgir por la (i) falta de precisión o integridad de los datos, o demoras, interrupciones, errores u omisiones en la entrega de los datos o de cualquier otra información que Ud. reciba a través de este Sitio; o (ii) decisiones o medidas adoptadas por Ud. o por terceros sobre la base de los datos o información suministrada en el Sitio.

Los artículos que pueden conocerse a través de este Sitio son de propiedad exclusiva de sus respectivos autores. Cualquier redistribución, retransmisión o publicación de cualquier material se encuentra estrictamente prohibida sin el previo consentimiento del respectivo dueño o autor. En ningún caso el Sitio será responsable frente a los autores, por el uso que un visitante del Sitio pueda hacer de las obras en él incluidas en violación a ésta prohibición.

El acceso a otras páginas a través de este sitio no importará para Fundación Arcor obligación alguna respecto de la información que en estas otras páginas pudieran describirse, siendo esta responsabilidad única y excluyente de las empresas, organismos y/o terceros que la provean.

Las marcas y/o logos que se encuentren en este Sitio serán de única propiedad de las personas físicas y/o jurídicas que a su nombre las hubieran registrado.

Fundación Arcor no se responsabiliza por los errores u omisiones sobre la información brindada mediante el acceso a este Sitio, o a los demás sitios a los que a través del mismo se pudiera obtener.

Fundación Arcor no se responsabiliza por las demoras, interrupciones y defectos que pudieran existir en las transmisiones, así como tampoco de los virus o fallas del sistema o línea.

Con relación a la información, comunicación, material o mensajes que pudieran ser ofrecidos en este Sitio o la información que a través del mismo se pudiera obtener, Fundación Arcor se reserva el derecho de suprimir, cancelar y/o modificar de cualquier modo los datos o características de ellos no generando esto responsabilidad alguna para Fundación Arcor.

POLITICAS DE PRIVACIDAD

Declaración sobre la política de Fundación Arcor referente a privacidad de los datos incorporados al Sitio.

Declaración General

Debido a que Fundación Arcor recopila cierto tipo de información acerca de los usuarios del Sitio, creemos que usted debe entender plenamente nuestra política con respecto al uso de la información que recogemos. Esta declaración sobre política de privacidad revela qué información recogemos, cómo la usamos y cómo puede corregirse o cambiarse

1. ¿Cómo se reúne la información?

Fundación Arcor sólo reúne sus datos personales cuando Ud. los proporciona en forma directa y con su consentimiento expreso e informado. Los fines de Fundación Arcor al recoger información personal pueden ser para incluir servicios al Usuario, manejo de la red, encuestas, suscripciones, y otros intercambios de información en su Sitio.

Fundación Arcor no revelará ni compartirá esta información que puede identificar a las personas con ninguna otra empresa u organización sin el consentimiento informado del Usuario que proporciona dicha información (excepto cuando así lo requiera la ley o a solicitud del gobierno); tal consentimiento podría ser ofrecido al elegir la opción de recopilar información descrita en el punto 5, abajo. Los datos agregados permiten a Fundación Arcor analizar el tráfico del Sitio.

2. Qué hace Fundación Arcor con la información que recoge?

Fundación Arcor utiliza la información de contacto de los usuarios para enviar información sobre la Fundación Arcor. Los usuarios pueden optar por no recibir envíos en el futuro; véase el punto 5 abajo para elegir si desean recibir o no dicha información. Fundación Arcor puede usar la información personal para determinar los datos demográficos de sus usuarios y distribuir información estadística. Estos datos demográficos siempre representan información agregada y nunca identifican a un usuario específico. La información personal que usted le suministró a Fundación Arcor no será revelada a nadie fuera de Fundación Arcor. Fundación Arcor puede utilizar su dirección IP para ayudar a diagnosticar problemas con el servidor y administrar la página Web de Fundación Arcor.

3. Qué es una cookie?

Una cookie es un pequeño archivo de datos que algunos sitios Web escriben en su disco duro cuando usted los visita. Un archivo cookie puede contener tal información como la identificación del usuario que el sitio utiliza para rastrear las páginas que usted ha visitado. Pero la única información personal que un cookie puede contener es información que usted mismo suministra. Una cookie no puede leer datos de su disco duro ni leer los archivos cookie creados por otros sitios.

De de vez en cuando, el Sitio de Fundación Arcor utiliza cookies para rastrear los patrones de tráfico del usuario. Si usted ha ajustado su navegador para que le avise antes de aceptar cookies, recibirá el mensaje de advertencia con cada cookie. Usted puede rehusar aceptar cookies, desactivándolas en su navegador. Usted no necesita tener las cookies activadas para usar el Sitio de Fundación Arcor. Si usted rehusa aceptar cookies, existe la posibilidad de que usted no tenga acceso a ciertos aspectos del Sitio.

El Sitio de Fundación Arcor podría contener enlaces con otros sitios. Fundación Arcor advierte que al no ser titular de la información contenida en, u obtenida a través de, estos vínculos, no es responsable de la veracidad de los mismos ni de la política de privacidad de dichos sitios. Tenga en cuenta que las salas de conversación, foros, tableros de mensajes y/o grupos noticiosos de otros sitios, a los cuales se pudiera acceder a través del Sitio de Fundación Arcor, tampoco resultan servicios prestados por Fundación Arcor ni ésta tiene control sobre los contenidos o la información brindada por ellos.

Recuerde que cualquier información que se revele en estas áreas pasa a ser de dominio público y es usted quien debe tomar precauciones al decidir si desea revelar información personal.

4. Con quién se comparte la información?

El Sitio de Fundación Arcor no comparte información sobre usuarios individuales con ningún tercero u otras empresas. No obstante, tal como se mencionó anteriormente, el Sitio puede compartir información estadística agregada sobre su uso o los servicios de Fundación Arcor para adaptar mejor su contenido a las necesidades de los usuarios y clientes, de acuerdo a los datos demográficos recopilados.

5. Opciones del usuario de recibir o no recibir información

Si por cualquier motivo Fundación Arcor decide recoger y utilizar información que identifica a las personas para cualquier fin que no se haya enumerado anteriormente, Fundación Arcor informará a los usuarios sobre el uso de información que puede identificar a las personas individualmente No obstante cualquier otra provisión en esta declaración al contrario, Fundación Arcor tendrá el derecho de divulgar cierta información privada si es requerido por leyes generales o las autoridades regulatorias o legales, para proteger nuestros derechos y/o intereses. Fundación Arcor tiene la capacidad de recoger información sobre los usuarios relacionada con sus intereses. A fin de servirle mejor y ajustar la experiencia de Fundación Arcor a sus necesidades, Fundación Arcor le podrá ofrecer a usted la opción de recibir información de terceros sobre temas que sean de su interés. Según se mencionó anteriormente, Fundación Arcor puede usar la información de contacto del usuario para enviarle información al usuario sobre Fundación Arcor. Los usuarios pueden elegir no recibir envíos futuros, modificando esta opción donde se indique o mandando un mensaje por correo electrónico con su nombre a: [poner dirección de e-mail]

6. Opciones del usuario de modificar la información suministrada.

El Sitio de Fundación Arcor ofrece a los usuarios la capacidad de corregir o cambiar la información recogida durante la registración (véase el punto 5 arriba). Las instrucciones para hacerlo se pueden encontrar en el área de actualización de datos. Los usuarios pueden cambiar esta información en cualquier momento y tan a menudo como sea necesario.

7. Procedimientos de seguridad.

Cuando se trata de información que a criterio de Fundación Arcor haya que proteger, el Sitio opera con sistemas de protección estándar de la industria y de protección de contraseñas. El Sitio de Fundación Arcor utiliza el protocolo de seguridad [cuál?] para transferir datos del navegador al servidor. La información pública no se encuentra protegida.

8. Cambios en la política de Fundación Arcor referente a privacidad.

Si Fundación Arcor decide cambiar su política sobre privacidad para el Sitio www.fundacionarcor.org, anunciará aquí dichos cambios, de manera que usted siempre pueda saber qué información recoge, cómo podría usar dicha información y si la revelará a alguien.