¿Qué opinan los chicos sobre el espacio público?

Sabemos que en los espacios públicos, los chicos también se educan; que las oportunidades educativas y socio-culturales que se desenvuelven allí, permiten medir el desarrollo de su infancia..., pero ¿qué opinan los chicos?

¿Qué opinan los chicos sobre el espacio público?
¿Qué opinan los chicos sobre el espacio público?

“El espacio público me suena a que es de todos y no es de nadie, es decir, ¡de todos!”, dice Mariana, que tiene 10 años y es de Córdoba.

Para Pilar, de 11 años y oriunda de La Rioja, “un lugar público es por ejemplo la plaza, un lugar en el que todo el mundo puede concurrir”.

Para Maximiliano, de 11 años y de Córdoba, “es como si fuera tu casa, pero de todos; entonces no lo tenés que dañar porque es un espacio privilegiado”.

Las reflexiones que hicieron los chicos y chicas acerca de los lugares donde transcurre su cotidianeidad, surgieron a partir de la pregunta ¿Qué es el espacio público?, y están contenidas en el artículo Espacios que educan, publicado en la quinta edición de la revista En Cursiva (actualmente, revista Por Escrito) de Fundación Arcor.

En las plazas, clubes, escuelas y el propio barrio, la educación está presente en sus aspectos formales y no formales a través del vínculo que establece con la comunidad. Los espacios destinados a los niños, niños y adolescentes educan, transmiten modos de hacer y de entender la cultura, además de constituir ámbitos de socialización de gran potencialidad educativa. Por eso, las oportunidades educativas y socio-culturales que se ofrecen para el desarrollo integral de la infancia están hablando de esa sociedad.  Sabemos que no basta con la creación de plazas, la forestación de parques o el equipamiento de jardines. Es fundamental, entonces, la gestión de esos espacios a través de una política socio-cultural. Gestionar, da la posibilidad de administrar el proceso hasta que esos espacios sean asumidos como propios por parte de los distintos actores de la comunidad.

 

Me gusta, no me gusta…

En sus testimonios, los chicos coinciden en que el espacio público es un territorio de todos, pero al preguntarles ¿cuál es el lugar que más les gusta?, las respuestas varían. Por ejemplo, Pilar explica que es la pieza, porque es su lugar y tiene sus cosas. En cambio, para Agustín es la calle: “En ella –dice- me siento libre y feliz compartiendo cosas con mis amigos y divirtiéndome”. Milagros (10 años) prefiere el colegio porque estudia y juega con amigas y amigos. Maximiliano prefiere las sierras y la playa, mientras que Jésica (12 años) afirma: “Es lo de mi abuela, ella me cuida mucho cuando estoy en su casa. Aparte, vive en un barrio que no es tan feo como el mío, entonces me dejan salir a jugar a la calle”.

Para muchos de los chicos consultados, la escuela es uno de los lugares que menos les gusta, porque dicen estar mucho tiempo o porque no hay juegos divertidos, al igual que en el súper o la cocina de la casa. El barrio tampoco es de los elegidos porque no pueden salir a jugar ni juntarse con sus amigos. El club, la casa de los abuelos, el patio de la casa, los paseos, la plaza y la casa de amigos son los destinos que más les gustan para salir.

 

Información relacionada

En Cursiva “Espacios que educan” – Año 3 Nº 5 (Edición Junio 2009)

EduCometro

 

También te puede interesar

Mapa Educativo Nacional

Sistemas de Información Geográfica (SIG)