Juegos para moverse desde chiquitos

Esta serie de juegos y actividades, está dirigida a niños que tienen entre 3 meses y 6 años.

"Un niño es niño si puede jugar, y puede jugar si puede moverse", asegura el pedagogo italiano Francesco Tonucci. El juego aporta al aprendizaje, la socialización, el desarrollo, el crecimiento, la construcción de subjetividad, e incluso la identidad, reflexiona por su parte, Víctor Pavía, otro especialista en juego. Jugar es, además, un derecho de los niños y niñas.

La serie que proponemos en esta nota se llama "Vida activa desde la primera infancia". Contiene cuatro láminas explicativas y seis juegos y actividades para chicos desde los 3 meses y hasta los 6 años.

¡Los invitamos a conocerlos!

Vida activa desde la primera infancia I 

-Globo-Tenis (4 a 6 años). Este juego "estimula la coordinación motora y los reflejos".

Vida activa desde la primera infancia II 

-Despegando la luna (3 a 6 meses). Esta actividad "estimula los sentidos y despierta nuevas emociones de sorpresa y adrenalina".

-Carrera de obstáculos (6 meses a 1 año). Un juego que "desarrolla motricidad y capacidad visual y perceptiva".

Vida activa desde la primera infancia III

-"Simón dice" (3 y 4 años). Se trata de una actividad que "estimula la creatividad y aumenta la confianza entre los participantes".

Vida activa desde la primera infancia IV

-Buscando Tesoros (1-2 años). Este juego "promueve el movimiento y la exploración".

-Globos flotantes (2-3 años). Actividad que "mejora la capacidad de atención, rapidez y coordinación entre ojos y manos".

 

INGRESAR A LA SECCIÓN RECURSOS DESCARGABLES

MÁS RECURSOS

¡A jugar al aire libre!

Y de la lengua… ¿cómo andamos?

Juegos para recordar

¡A jugar y crear movimiento!

Carrera de zapatillas, un cuento para leer con los chicos

¿Te animás a jugar con juguetes hechos en casa?

Vacaciones a puro movimiento

Tres publicaciones para empezar el cole y el jardín

A volar con las manos

¡Piedra libre a la diversión!

El año se pasó jugando

Tiempo de jugar al aire libre

¡A soplar!