Las llaves maestras para abrir las puertas de la escuela

En esta entrevista, Mari Carmen Diez Navarro aborda el valor de las emociones en la educación y cuenta cuáles son las llaves de una buena escuela: "Hay que pensar las llaves concretas que abren pequeñas habitaciones, zonas importantes de la escuela".

"El piso de arriba es lo objetivo, lo racional, los conocimientos y se encuentra en la parte superior del cuerpo. El piso de abajo está más a la altura del corazón, y nos habla de las inquietudes, los miedos y las emociones", explica Mari Carmen Diez Navarro.

La entrevistada es maestra de Educación Infantil, psicopedagoga, coordinadora pedagógica de la Escuela Infantil Aire Libre, en Alicante (España), y autora de numerosos libros y artículos especializados. En sus trabajos aparecen varios hilos conductores: la escucha a los niños, el vínculo maestro-alumno, la inclusión del mundo emocional en la escuela, la valoración del grupo, las relaciones, la experimentación y la creatividad, entre otros.…

Cuenta que "la llave maestra que abre la escuela no está en la cabeza, en el saber, en esas cosas, está dentro de la gente. Hay que pensar las llaves concretas que abren pequeñas habitaciones, zonas importantes de la escuela. Una es la confianza , que el niño tenga una confianza con el centro, con el maestro, que la gente confíe".

Afirma que "otra llave es la acogida, que la escuela esté planteada como un lugar donde uno se sienta seguro, donde tengas ganas de ir", y luego destaca  "el afecto, una llave que abre muchísimo. Si tú sientes que se te quiere, que se te mira, estás bien; de lo contrario, difícilmente vas a poder aprender o relacionarte. Tiene que haber afecto en el ambiente".

También destaca la valoración. "Es muy importante que se valore tu persona, como tú eres. Valorar a cada uno como es, no despreciarlo, sino al revés, que sirva su diferencia como un signo de identidad", y agrega: "la escucha, el deseo de saber, y el placer. El niño tiene que estar a gusto, disfrutar de la escuela, no ir en plan de sufrimiento".

"Otra llave sería el acompañamiento, estar acompañado con amigos y también con algún adulto que te va llevando, no en plan autoritario, ni rígido, ni por mandato. Aprendes porque alguien va contigo", asegura.

Para Mari Carmen Diez Navarro también es importante "lo que los maestros y maestras podemos ofrecer a modo de regalo, todo lo que uno ve bello, todo lo que uno ve bueno, como  el arte, la música, el baile o el teatro".

Y la última llave es la del vínculo: "Digamos que es una llave en cierta medida  maestra, que liga a todo lo demás, porque si hay buen vínculo entre maestro y cada uno de los niños, entonces ese niño va a estar bien y va a ir aprendiendo. Estas llaves hacen que la escuela vaya hacia adelante".

VER LA ENTREVISTA COMPLETA 

VER ABRIR PARA TRANSFORMAR

VER MIRAR Y ESCUCHAR A LOS NIÑOS 

VER DOCENCIA ES ESTAR