Inclusión y sostenibilidad, dos anhelos de los niños para sus plazas

Inclusión y sostenibilidad, dos anhelos de los niños para sus plazas

El salón de usos múltiples de la escuela Eva Duarte, de Barrio Liceo III Sección, estaba repleto. Allí se dieron cita el pasado jueves 17 de octubre los alumnos de las nueve escuelas que este año participaron de la iniciativa Somos Parte: Construcción de Espacios Públicos desde la Perspectiva de la Niñez (organizada por la Red Ciudadana Nuestra Córdoba, con el apoyo de Fundación Arcor) que propone un ejercicio de ciudadanía activa, relevando el estado de espacios verdes del barrio y proponiendo proyectos de mejora. 

Al foro fueron invitadas distintas autoridades provinciales y municipales, representantes de áreas de gestión vinculadas con educación, desarrollo urbano y medio ambiente. A lo largo de las dos horas que duró el encuentro pudieron escuchar cómo los chicos, alumnos de escuelas públicas de nivel primario y secundario, habían registrado minuciosamente algunos espacios verdes, detectando en la mayoría de los casos más problemas que soluciones. Y un detalle no menor: no todos los espacios verdes están formalmente reconocidos, sino que son lugares que el uso de los vecinos ha convertido en tales, por su cercanía a dispensarios o las propias escuelas. 

Aprender de la mirada de los chicos 

Las problemáticas detectados por los estudiantes son bastante similares en todos los casos: falta de mantenimiento, ausencia o mal estado de los juegos infantiles, inexistencia de espacios para hacer deportes o recreativos (bancos, mesas, etc), iluminación deficiente y hasta arbolado precario. 

Varios de los adultos presentes en el foro coincidieron en una reflexión: tenemos mucho que aprender de las generaciones que vienen. “Los niños no son el futuro, son el presente, y tenemos que escucharlos”, indicó Adrián Rozengardt, investigador y especialista en políticas públicas vinculadas con niñez y adolescencia especialmente invitado para dar un cierre conceptual a la presentación. 

En sus propuestas de mejora, los chicos también dejaron claro que inclusión y sostenibilidad no son conceptos abstractos, sino un requisito indispensable para el mundo que pretenden. Rampas de acceso, señalización auditiva, juegos inclusivos y hasta iluminación alimentada por paneles solares forman parte de las propuestas que los chicos mostraron con maquetas, videos, montajes fotográficos y hasta un musical con canciones compuestas por ellos mismos. 

Escuela por escuela 

A continuación, una breve síntesis de lo que los alumnos propusieron en el foro: 

Escuela Provincia de Formosa. Se focalizaron en un proyecto inclusivo para el Paseo Mariano Irós, con propuestas como suelos de caucho para un mejor desplazamiento de sillas de ruedas, juegos didácticos para todas las edades, paneles solares para abastecer la iluminación y hasta un centro de reciclado cuyas utilidades podrían usarse para el mantenimiento y mejora del lugar. 

Escuela Ricardo Rojas. Visitaron un predio verde ubicado al lado del dispensario del barrio, que suele ser muy concurrido por las familias (y que habitualmente tienen largos tiempos de espera). Su propuesta es convertirlo en un espacio verde formal, con juegos, sillas y cestos de basura. 

Ipem 21 Alfonsina Storni. En este caso, los alumnos de esta escuela secundaria reconocieron la plaza de barrio Liceo II Sección, donde se reúnen algunos de ellos con frecuencia. Mostraron un video editado y actuado por ellos mismos para poner en evidencia las falencias, y solicitaron acceso a los materiales para ponerse manos a la obra. 

Escuela Eva Duarte. En este caso, los alumnos elaboraron una maqueta de cómo es actualmente el espacio verde contiguo a la escuela (atravesado por la colectora de Avenida de Circunvalación) y otra de cómo les gustaría que fuese. Y propusieron que se llame como la escuela, Eva Duarte, ya que es ampliamente utilizado por la comunidad educativa. 

Escuela Pedro Carande Carro. Visitaron una plaza de barrio Alta Córdoba, en la que detectaron que varios elementos de la infraestructura estaban sin terminar (como una cancha de básquet o la bicisenda). Propusieron hacer entonces un canal parquizado y como la plazoleta no tiene nombre, también tuvieron la idea de bautizarla con el nombre de la escuela. 

Escuela Jorge Newbery. Los alumnos de 6 grado pusieron a todos a bailar, con un musical de autoría propia en el que, al ritmo de varios temas pegadizos, fueron contando lo que pretendían para su espacio. “Vamos a la plaza, a tomar unos mates”, cantaron al ritmo de una conocidísima canción de ritmo caribeño. Al mismo tiempo, pasaron una presentación con fotos del relevamiento efectuado en la plaza del mismo nombre que su escuela. 

Escuela Provincia de Entre Ríos. Además de contar que habían encontrado mucha basura y hasta residuos peligrosos en el espacio verde contiguo a la escuela, propusieron la creación de un mural colectivo en uno de los muros existentes. 

Escuela Gobernador Arturo Zanichelli. Las principales deficiencias del espacio visitado por esta escuela estaban vinculadas con infraestructura. Solicitaron más bancos, luces, mesas y arbolado. 

Ipem 121 Justo Paez Molina. Tras visitar la plaza Martel de los Ríos, llegaron a una conclusión: “queremos mejorar la plaza, pero solos no podemos”. Incluso, detectaron que la iluminación del lugar funciona de día, pero no de noche. 

Un pedido a las autoridades

El evento también contó con la participación especial del dibujante y docente Luis Paredes, quien mientras escuchaba a los niños fue dibujando un afiche para cada escuela, que les quedará como expresión artística de sus propuestas. 

Entre los funcionarios presentes en el foro estuvieron Sebastián Roca (Dirección de Ambiente Municipalidad de Córdoba), Oscar Arias (Secretario de Políticas Comunitarias del Gobierno de la Provincia de Córdoba) y Diego Suárez (Director General de Ambiente). Destacaron el “enorme valor” del trabajo realizado por los alumnos y reconocieron que el foro fue una “interesante experiencia de aprendizaje”. 

“No sabemos si se van a hacer de verdad nuestros proyectos, pero esperamos que nos hayan escuchado”, comentó Magalí, alumna de sexto grado de la escuela Pedro Carande Carro, cuando la reunión estaba terminando.