Material didáctico desde el reciclado, el proyecto ganador de Mi Patio es el Mundo en Argentina

La idea fue desarrollada por la escuela Nº 62 Delio Panizza, de la localidad de Maciá (Entre Ríos). Entre los objetivos está promover la recolección de material de descarte para su posterior clasificación.

El concurso “Mi Patio es el Mundo”, que organiza Fundación Arcor Argentina, Fundación Arcor Chile e Instituto Arcor Brasil en conjunto con Omep Latinoamérica tuvo un proyecto ganador en cada uno de esos tres países. En el caso de Argentina, la idea que resultó seleccionada por el jurado fue desarrollada por el equipo docente de la escuela Nº 62 Delio Panizza, de la localidad de Maciá (Entre Ríos) y se llama “Lo nuestro, para aprender jugando”. 

 

De acuerdo a lo manifestado por los autores, el propósito del proyecto es “incorporar en las prácticas docentes y en el proyecto institucional una mirada de educación ambiental, considerándola como una dimensión transversal e interdisciplinaria”. Entre otras cosas, esperan inspirar “cambios tanto en la mirada como en el diseño de los espacios exteriores para los niños, logrando ampliarlos y enriqueciendo su potencial de ambiente preparado para el aprendizaje”. 

 

“Deseamos contagiar el amor por lo nuestro, el interés por el cuidado ambiental y la solidaridad, creando un centro de reutilización creativa, promoviendo la recolección de elementos de descarte y clasificándolos en un local, donde todos puedan realizar intercambios según el material didáctico que deseen preparar en beneficio de la infancia de Maciá”, explican en el proyecto. El equipo docente destacó también que se basan en la conocida como “Pedagogía Reggio”, que propone un aprendizaje a partir de la observación y la investigación, para fomentar la creatividad. 

 

El concurso 

 

El objetivo de este premio es destacar proyectos creativos e innovadores, vinculados con Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) en Primera Infancia que incluyan la promoción de prácticas integrales en la dimensión social, ambiental y económica y que promuevan la participación de los miembros de la comunidad educativa, siendo los niños y las niñas sus principales protagonistas. También se considera valorable que se involucre a los miembros de la comunidad educativa, promoviendo vínculos y redes con otras instituciones locales, así como demostrar posibilidades concretas de ser llevados a la práctica con efectividad y sostenibilidad en el tiempo.

 

Cada uno de los equipos ganadores recibe un premio de $40.000 en Argentina, $670.000 en Chile, y RS 4.000 en Brasil. El monto deberá ser destinado a financiar aspectos específicos de la ejecución del proyecto pedagógico, explicitados en el Informe Final de Proyecto.

 

Relacionada 

 

Ganadores del concurso Mi Patio es el Mundo 

https://www.fundacionarcor.org/es/novedades/detalle/2015