Cuidados, Salud y Equidad. Pandemia y niñez en América Latina

¿Cómo están afrontando los cuidados de la niñez las familias? ¿Qué efectos emocionales tiene el aislamiento en los niños y las niñas? Tres destacados especialistas reflexionaron sobre el impacto del COVID-19 en los cuidados y la salud de la niñez, desde una perspectiva de equidad y las familias que viven en situación de pobreza.

Más de 270 personas de toda Latinoamérica y Estados Unidos participaron del encuentro “Cuidado, Salud y Equidad. Pandemia y niñez en América Latina”, en el marco del segundo webinar de Equidad para la Infancia y Fundación Arcor para promover el intercambio y debate sobre los impactos y políticas que garantizan los derechos de la niñez en la pandemia del COVID-19. El evento tambien fue retransmitido en vivo por nuestro canal de YouTube y puede verse aquí.

Los especialistas Raúl Mercer desde Buenos Aires (FLACSO); Joyce Goldstein desde Porto Alegre (Comisión de Infancia/Adolescencia de la Federación Psicoanalítica de América Latina); y María Edith Pacheco Gomez Muñoz desde México D.F. (El Colegio de México) acentuaron la necesidad de un abordaje integral, holístico y sistémico para el cuidado de niños y adolescentes. Los panelistas dieron recomendaciones para mejorar el bienestar físico, mental y social de la infancia.

Entre los aspectos destacados, sobresalieron los siguientes:

  • La escasa consideración de la niñez en el contexto de la pandemia, y el predominio de actitudes adultocéntricas y discriminatorias hacia la infancia como posible portadora de enfermedades.

  • La pandemia tiene un efecto amplificador de las inequidades existentes. La mayor pandemia que afecta a todo el mundo es la desigualdad y el COVID-19 no deja de ser un condicionante adicional que la expone trágicamente. Los más afectados son los que se encuentran en situación de calle, los refugiados, los migrantes, las infancias en riesgo de violencia intrafamiliar, las que tienen discapacidades o problemas de salud mental. A estas desigualdades se suman otras, como las discriminaciones de género o etnia. 

  • La carencia de espacio para el juego e interacción social con sus pares. Los niños, niñas y adolescentes necesitan jugar y socializar con amigos. Hay muchas formas en que se manifiestan las alteraciones de la vida cotidiana que cambiaron para la niñez y la adolescencia y es necesario que los padres puedan generar espacios para el juego.

  • Se verifica una pérdida de espacios cotidianos para las infancias y las adolescencias. Toda la cotidianeidad se modifica y trastoca frente a la pandemia y el confinamiento. La pérdida de la escuela implica la ausencia de un espacio para jugar que es indispensable para el desarrollo cognitivo y emocional de niños y niñas. A esto se suman los problemas de violencia doméstica y abuso sexual al que muchos menores estan expuestos debido al prolongado confinamiento. 

  • En nuestras sociedades se ha focalizado la mirada sobre la crisis del Corona Virus  en la salud y en la atención de los casos críticos, pero hay efectos indirectos sobre la niñez y las adolescencias que están siendo invisibilizados. Entre ellos, la caída en las tasas de vacunación, de la atención de las enfermedades crónicas, de salud preventiva, la falta de espacios de juegos o el aumento del riesgo al embarazo adolescente al incrementarse los problemas de acceso al cuidado de la salud sexual y reproductiva.

  • El contexto de los hogares se ha modificado con la presencia permanente de todo el grupo familiar. Las funciones y relaciones están alteradas. Incluyendo la inclusión en muchos casos de los padres usualmente ausentes en las tareas de cuidado.

  • Cuando pensamos en quien cuida a quién, son las mujeres las que cuidan a los hijos de manera mayoritaria. En América Latina, mientras los hogares pobres destinan 6hs al trabajo doméstico, en los hogares con mejores condiciones la carga se reduce a 4hs diarias. 

  • La manera en que se mide el uso del tiempo ubica a los niños como dependientes cuando esto en realidad no sucede. Son las niñas las que cuidan a los niños en el hogar. Es importante destacar el rol que tienen ,y están teniendo aún más, las adolescencias en la reproducción social y en los cuidados, especialmente en hogares que no pueden comprar esos cuidados en el mercado. En consecuencia, se impone abordar el derecho al cuidado analizando el papel de las infancias y de las adolescencias en el trabajo no remunerado que realiza en el hogar. 

Alberto Minujín, Director de Equidad para la Infancia, destacó estas instancias de intercambio como una esperanza de seguir avanzando y articulando respuestas. El evento fue coordinado por Javier Rodríguez, Coordinador de Inversión Social de Fundación ARCOR Argentina.

Más insumos: 

  • Accede al webinar completo aquí